Hay futuro en las peñas gastronómicas

Las sociedades gastronómicas de Gijón sobreviven a la COVID y retoman sus reuniones para asumir nuevos retos unidas por el buen yantar

Los miembros de once sociedades gastronómicas se reunieron en el local de Sogastur, en Cimavilla, para disfrutar de la buena comida. / C. SANTOS

MARÍA CIDÓN KIERNANGIJÓN.Sábado, 1 agosto 2020, 00:281

La segunda cita del Encuentro de Sociedades Gastronómicas llega en verano y en unas condiciones delicadas, que algunos ven como una oportunidad para reforzar esta actividad. «Es un reto por las circunstancias, pero creemos que las peñas tienen futuro en la situación actual», dijo Antonio Rodríguez, presidente de la sociedad gastronómica La Dehesa, de reciente creación y una de las más jóvenes.

«Ahora tenemos más reservas del local entre los socios, somos como una pequeña familia y por eso preferimos juntarnos ahí porque lo sentimos más seguro que andar en el barullo», agregó Rodríguez. Los miembros de once de las catorce sociedades que hay se reunieron ayer en la terraza del local de Sogastur, en la calle de Los Remedios de Cimavilla. En el evento participaron 60 comensales con una ocupación al 50% de su capacidad para cumplir con las medidas sanitarias.

«Pensamos mucho en la conveniencia de continuar con la idea, pero es una forma de reforzar valores tan asturianos como la gastronomía», expresó Alberto Puente, presidente de Sogastur, quien considera que también es una manera de «mostrar el apoyo al sector hostelero en este momento».

Aunque muchos no asistieron por temor, reconoció José Ramón González, de La Boya, la cita de ayer fue una oportunidad para retomar las metas planteadas en febrero, durante el primer Encuentro de Sociedades Gastronómicas de Gijón. «Con la junta directiva esperamos preparar algunas actividades conjuntas como las compras y las catas de vino y queso. El beneficio redundará para todos, aunque no es una obligación participar», indicó José Ramón González, presidente de La Boya.

Empanadas y jamón

La actividad fue apoyada íntegramente por patrocinadores locales. El jamón mangalica fue cortado por la Carnicería ICO, las empanadas y pan de Masa Madre y las tartas gourmet de Delicatessen. La bebida fue aportada por Sidra Trabanco, cervezas Ordum y los vinos fueron del Grupo Piérola.

Sogastur acompañó el menú con un marmitako salido de sus fogones. Después del picoteo, los asistentes tenían la intención de quedarse a jugar a las cartas y disfrutar de un buen puro entre amigos

Las sociedades gastronómicas de Gijón sobreviven a la COVID y retoman sus reuniones para asumir nuevos retos unidas por el buen yantar

Fuente: el comercio

https://www.elcomercio.es/gijon/futuro-penas-gastronomicas-20200801000648-ntvo.html

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *